domingo, 29 de mayo de 2011

31 años


Si me pongo a pensar es harto tiempo para estar en este planeta. Es curioso cómo va envejeciendo la cáscara, pero no el corazón ni el espíritu. Ambos se van transformando y cambiando, pero siempre siguen jóvenes, bueno o por lo menos así soy yo o así me gusta que sea.

Hoy es mi cumpleaños y mis celebraciones comenzaron ayer jajaja esa onda. No podría pedir más, porque lo pasé con todas las personas que más me importan en este mundo, mi amiga P, M, Marley, Paris y Frank. Los habitantes de mi círculo vital sin ellos, mi mundo sería triste y perdido.
Y hoy, luego de que M el viernes instalara una inquietud en mi corazón, le conté a mis papás que nuevamente era la polola de alguien, de M, mi amigo, ese de la Universidad.

Es cierto, ya estoy bien viejita para que me ande importando lo que opinen mis papás sobre mis novios o vida amorosa, pero igual me gusta que estén al tanto, por lo menos de manera general, sobre mis pasos. Con ellos nunca se sabe qué reacción tendrán sobre temas emocionales, pero a pesar de mis pronósticos un poco pesimistas, me encontré con apoyo y buenos deseos.

Cuando dije “estoy pololeando”, Frank dijo “¿es con el que pensamos?” jajajaja y obvio que era M el que pensaban. Y luego agregó algo que me dejó el corazón tranquilo: “La primera vez que lo conocí (hace más de 10 años) dije ‘él la quiere y él estoy seguro que aún te quiere’”.

¡Esa onda! Quizás es así como dice mi padre, no sé cómo nunca me enteré. Así de ciega es una a veces. Lo que viene es evidente, alguna visita a la casa con él, ¿cuándo? Les pedí que se calmaran jajajaja, son medios apurones y yo ahora no estoy para andar corriendo. Lo entienden, por suerte.
El paso de hoy es GRANDE y en definitiva va en dirección “hacia adelante”, voy con paso firme, no sé a dónde, pero segura de que es a un lugar bueno. Mi sueño de ir con él a la casa de mis papás, aterrada y con ganas de devolverme y él incitándome a ir y diciéndome “avanza”, era premonitorio. Esa es nuestra posición de hoy. Ni idea cómo llegamos acá, pero llegamos y lo mejor es que vamos de la mano, vamos a la par.

A pesar que me ha costado trabajo esto de aprender a ser pareja, debo decir que el decir hoy “estoy pololeando” fuerte y claro, me hizo sentir bien. Fue una declaración pública, de rebeldía como diría mi sicóloga. Porque aunque parezca loco, yo estoy en rebeldía cuando me propongo que quiero una relación amorosa bonita y sana, cuando me la juego con el corazón y cuando me entrego, eso es ir en contra de muchas cosas que aprendí en el camino, es ir en contra de miles de mandatos escuchados reiteradamente por muchos años. Y por qué no decirlo, me siento orgullosa de poder hacerlo hoy. Tengo la fuerza y también la determinación.

Y en este camino me acompaña el hombre preciso, destino, quizás. Casualidad, tal vez, suerte, quién sabe. Pero sí sé que estoy en el lugar indicado y con la persona indicada para vivir esta parte de mi vida que se llama Sanar. Un camino que tal vez comenzó hace más de 10 años en una sala de clases y que tal vez se hizo más claro cuando nos volvimos a encontrar el año pasado, con experiencias, alegrías y tristezas a cuestas. Quién sabe.
Sólo sé que estoy lista para seguir en este camino. Estoy lista para comenzar mis 31 años.

2 comentarios:

Real Fenix dijo...

Feliz día querida blogeer que sigas sintiendote joven mira que a mis 35 a pesar de todo igual me siento como de 29 jeje

alos30 dijo...

Gracias!!! y te creo eso que me dices de los 35 jajaja. Cariños y gracias por seguirme.